ESPACIO PUBLICITARIO
Inicio > Empleos >
Síguenos desde: 

 
Armonía en el trabajo
"La armonía reinante en sus trabajos dependerá de la manera en que se lleven con sus compañeros."

Servio Viloria
Especial para El Universal
El trabajo absorbe una buena parte de nuestras vidas. Para un empleado regular a tiempo completo, la semana laboral es de al menos 40 horas, sin contar las horas extras. Incluso quienes trabajan medio tiempo pueden sentir que la oficina es como su segunda casa. Hay otros que lo hacen desde la comodidad de sus hogares, razón por la cual el asunto del trato entre compañeros no tiene cabida.

Sin embargo, gran parte de la población activa pasa cinco días a la semana tratando con personas que no pertenecen a su núcleo familiar. Por lo tanto, la armonía reinante en sus trabajos dependerá de la manera en que se lleven con sus compañeros.

Cordialidad
Si bien no tenemos que ser uña y carne con nuestros compañeros de trabajo, para que la jornada laboral transcurra lo más tranquila posible debemos llevárnosla bien con ellos. No significa que después de trabajar tengamos que andar juntos para todas partes o hablar por teléfono todas las noches.

Pero si vamos a compartir el mismo espacio y ambiente por tantas horas, es preciso que nos tratemos amigablemente, o al menos cordialmente.

La enemistad entre dos compañeros puede convertir una oficina en un campo de batalla no sólo para ellos, sino también para el resto de los empleados. Aunque alguien no nos caiga bien, deberíamos ser educados y tratar de no empeorar las cosas.

Seamos nuevos en una empresa o sólo estemos pasando por un momento de tensión, hay dos máximas en particular que debemos seguir para que nuestros días en el trabajo transcurran sin estrés. No dude en ser amable. Incluso si usted es nuevo en la compañía, o quizá una persona introvertida, no deje de sonreír y saludar a sus compañeros de trabajo.

Aun cuando no tenga nada de que hablar con ellos, al establecer aunque sea un contacto mínimo les hará saber que usted no se mantiene alejado porque se siente superior.

Ello le permitirá ser más asequible, y cuando saludar a todos se convierta en una costumbre, verá que estará participando en más y más conversaciones.

Para evitar
No caiga en la “chismografía”. Si alguna vez ha escuchando a dos personas hablando mal de otra u otras, sabe cuán incómodo es ver cómo “desgarran” a un compañero de trabajo, sea verdad o no. Lo mejor que puede hacer es mantenerse alejado de tales comentarios malsanos.

Si tiene algo qué decir de otra persona, lo recomendable es comunicárselo directamente. Hable con ella como dos personas adultas; así evitará malentendidos y mantendrá la armonía en la oficina.

Para tomar en cuenta
-Debemos tener cuidado con la manera como tratamos a los demás porque podríamos ser fácilmente heridos.

-Si nos molesta un compañero porque lo consideramos un perezoso, no perdamos el tiempo de trabajo leyendo nuestros mensajes de correo electrónico o hablando tonterías por teléfono. En el caso de ese compañero que siempre llegue tarde, debemos acostumbrarnos a estar en nuestro lugar de trabajo a tiempo para comenzar a laborar.

–No nos incumben directamente los hábitos de trabajo de nuestros compañeros, por lo que no debemos ser hipócritas si sabemos que somos iguales. Sigamos nuestra propia ética laboral y hagamos el mayor esfuerzo para mantener la armonía.

–Aunque a veces no es fácil tratar con quienes tienen una personalidad distinta, la verdad universal es que el estrés en el trabajo nos hace el día más difícil y afecta el nivel de productividad y el estado de ánimo de todos.